Lo que no ves en las clases de español

¡Hola! Hace unos meses que me aventuré a tener presencia en redes, tanto en Instagram como en Facebook.  Pero hoy he estado pensando: ¿cómo he podido empezar sin ni siquiera presentarme primero?

Para redimir mi culpa, aquí estoy. Me pareció muy difícil escribir sobre mí en la web, así que a ver cómo me presento ahora…

Los que me conocen saben que en las clases de español suelo ser comprometida, meticulosa y -¿cómo diría?- un poquito intensa… Siempre se me acumulan ideas y, ya que hay tantas cosas interesantes y necesarias por hacer, me cuesta mucho trabajo priorizar. Los alumnos que me “sufrieron” como profesora en la Universität Konstanz saben bien de lo que hablo: listas de palabras, plantilla de corrección, registro de visionados, blogs… ¡es que era para mí una gran responsabilidad formar a futuros docentes de español! A ellos y ellas les digo: ¡lo siento mucho! También era mi primera vez en la uni…😉.

Gracias a las clases online he aprendido a dosificar esa intensidad. Como las sesiones son a medida, tengo que adaptarme al ritmo y a las necesidades de cada estudiante de forma más personalizada. Por ejemplo, una de mis estudiantes quiere simplemente hablar y comentar conmigo diferentes aspectos de la cultura hispana, tanto de hechos históricos como actuales. De esta manera, además, ampliamos vocabulario y mejoramos la gramática; pero su objetivo principal es compartir conmigo un par de horas a la semana y disfrutar conversando en español. En otros casos los estudiantes tienen cerca un examen oral o escrito (como los Staatexamen o los exámenes DELE) y necesitan seguir un calendario y trabajar de forma más intensa. Por supuesto, ellos demandan  actividades extras para su tiempo libre y el ritmo de trabajo es más rápido. 

El tiempo sigue siendo oro para mí y me encanta aprovecharlo al máximo; pero  debido a que la experiencia de aprendizaje con cada alumno es diferente, puedo decir que mi capacidad de adaptabilidad ha mejorado mucho y ahora los estudiantes y yo fluimos con el tempo de las clases 🎶. 

Y bueno, se puede decir que he hablado bastante sobre mí en esta primera entrada, ¿no? Así que antes de despedirme me gustaría decirte qué vas a encontrar en este blog. Aquí quiero compartir aquello que no ves en las clases: mis reflexiones personales, comentarios sobre temas de lingüística, dudas de gramática que se repiten, consejos y recursos para mejorar el español y, en definitiva, crear un espacio para expresarme libremente. 

¿Por qué puede ser útil este blog para ti? Porque te aseguro que en todas y cada una de las entradas tendrás la oportunidad de aprender algo nuevo y practicar el idioma.

Si quieres acompañarme en este camino, puedes suscribirte y te llegará un correo cuando publique alguna entrada nueva (AVISO: la constancia no es una de mis virtudes 😂).

Te animo a participar y a construir conmigo un espacio de intercambio y aprendizaje. Espero tus comentarios y sugerencias… ¿hay alguien al otro lado? 😉.

Hasta pronto,

Maribel

————

Aventurarse a algo: atreverse a algo
Ni siquiera: ni tan solo (mínimo esperado)
Redimir: Librarse de algo, subsanar
A ver: locución que expresa curiosidad, expectación
Meticulosa: minuciosa, detallista
Costar trabajo: ser especialmente difícil para alguien
A medida: personalizado
tanto…como: lo mismo…que (expresa igualdad)
Por supuesto: locución que expresa obviedad
el tempo: el ritmo
la constancia: la perseverancia
la virtud: la cualidad positiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *